Resonancia de próstata

¿Podríamos sustituir mediante un diagnóstico por imágenes la realización de una biopsia de próstata? Las biopsias de próstata pueden tener frecuentes complicaciones después del procedimiento como son el sangrado o la infección. Hay estudios que plantean realizar resonancias de próstata en los hombres de edad a imagen de la mamografía en las mujeres.

Las pruebas de Resonancia no son invasivas, no duelen, no producen radiación y son potencialmente menos costosas en comparación a la ingente cantidad de biopsias de próstata que se realizan a diario con resultados negativos, puesto que las muestras se obtienen de forma aleatoria y “a ciegas”.

La prueba rutinaria que se realiza en sangre para la detección del cáncer de próstata, el PSA o Antígeno Prostático Específico, sigue siendo objeto de controversia en la comunidad urológica puesto que, para detectar un solo cáncer, hay que hacer este análisis en miles de hombres.

Este análisis de sangre es muy voluble, su valor puede verse alterado por factores como: próstatas grandes, haber mantenido eyaculaciones previas, haber realizado ejercicio físico como montar en bicicleta, … La búsqueda de nuevas pruebas de imagen más precisas para mejorar el diagnóstico de este cáncer se debe a que el análisis rutinario de PSA conduce a un sobrediagnóstico del cáncer de bajo riesgo, con una tasa de mortalidad inferior al 1%. Por otro lado, muchos pacientes con un cáncer de próstata no agresivo, se someterán a pruebas y tratamientos que en teoría no precisarían, ya que el cáncer no va a tener ninguna repercusión en su vida.

El grupo de expertos de los EE. UU. aconseja valorar individualmente los beneficios de hacerse un PSA en pacientes entre 55 y 69 años.  Habrá que tener en cuenta antecedentes familiares, raza, y situación clínica del paciente. En pacientes mayores de 70 años, este grupo se posiciona en contra del análisis rutinario en todos los hombres del PSA.

Hay un grupo de investigación que propone realizar resonancias rápidas de 10 minutos, frente a la actual que tiene una duración de unos 25-30 minutos con el objetivo de determinar si merece la pena hacer una biopsia de próstata evitando los miles de biopsias innecesarias que se realizan anualmente y en caso de tener una zona sospechosa, determinar con exactitud su localización para optimizar la precisión de la biopsia al máximo.

Cerrar menú