• Unidad especializada en el diagnóstico integral y tratamiento de la disfunción eréctil.
  • Experto en la rehabilitación de los cuerpos cavernosos del pene tras la cirugía radical de próstata o cáncer de próstata.
  • Unidad con ondas de choque de baja intensidad. Tratamiento no invasivo e indoloro.
  • Experto en la cirugía con Prótesis de Pene. Alto porcentaje de satisfacción entre los pacientes operados.

Cómo Evitar la Disfunción Eréctil

Considero, como médico, que deberíamos intentar evitar la disfunción eréctil mediante su prevención. A continuación les detallo una serie de consejos en los que los cambios en el estilo de vida son fundamentales para mejorar o preservar la capacidad de erección.

La alimentación. Las dietas que son nocivas para el corazón también lo son para las erecciones. Las investigaciones han demostrado que los mismos patrones alimenticios responsables de los infartos de miocardio causados por una mala circulación en las arterias coronarias, también son los causantes de que la sangre no llegue correctamente al pene. Las dietas que incluyen pocas frutas y vegetales, dietas grasas, fritos y alimentos procesados pueden contribuir a disminuir la circulación sanguínea por todo el cuerpo. La erección es un proceso principalmente vascular y cualquier alteración  en el aporte de sangre a los cuerpos cavernosos del pene producirá una erección más débil.

La disfunción eréctil es mucho menos frecuente en los pacientes que siguen tradicionalmente la dieta mediterránea (frutas, vegetales, grasas saludables como nueces, aceite de oliva, pescado o vino, particularmente tinto).

Mantener un peso saludable. El sobrepeso o la obesidad causan muchos problemas de salud, entre los que se incluyen la diabetes tipo 2 o del adulto. Esta enfermedad puede a la larga producir una afectación de los vasos del pene y un daño neurológico.

Evitar el consumo excesivo de alcohol. Los bebedores crónicos de alcohol pueden acabar con afectación del hígado, daño neurológico y otras alteraciones como unos menores niveles de testosterona, que en su conjunto producirán afectación de la potencia sexual.

Controle su tensión arterial y el colesterol; ambos  pueden dañar sus vasos sanguíneos y también los del pene, que son particularmente finos y pequeños. Vigile estos parámetros. La disfunción eréctil está considerada como un predictor de riesgo cardiovascular, incluso con varios años de antelación. Algunos fármacos para la hipertensión también pueden causar problemas de erección pero es más importante tratar adecuadamente su presión arterial. El cardiólogo podrá evaluar cambiar de tratamiento si lo considera oportuno.

Ejercicio regular. Hay una relación entre un estilo de vida sedentario con la disfunción eréctil. Correr, nadar y otros ejercicios aeróbicos han demostrado evitarla.

Control de testosterona. Incluso en hombres sanos, los niveles de testosterona descienden un 1% anual a partir de los 40-45 años. Síntomas como bajo deseo sexual, menor vitalidad o disminución de la resistencia física, pueden sugerir déficit de testosterona.

Deje el tabaco. El tabaco lesiona las arterias del cuerpo, en particular las pequeñas arterias del pene, con lo que producirá menor aporte sanguíneo y facilitará la disfunción eréctil.

Novedades Artículos de Disfunción Eréctil.

Bulos en medicina

Si usted tiene un problema de salud, acude a un médico que se encuentra en un centro de salud u hospital. Ese profesional le prescribe

Leer Más >>
Cerrar menú