Testosterona y COVID-19

Los bajos niveles de testosterona predicen resultados clínicos adversos en pacientes con neumonía por SARS-CoV-2

INTRODUCCIÓN

La infección por SARS-CoV-2 se presenta con una amplia gama de manifestaciones clínicas, que abarcan infección asintomática, enfermedad leve del tracto respiratorio superior y disnea, hasta una enfermedad pulmonar potencialmente mortal, con un gran número de pacientes hospitalizados con neumonía.

Los factores de riesgo sugieren que los pacientes de edad avanzada o los pacientes con comorbilidades (p. Ej., Hipertensión, diabetes mellitus, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, enfermedad cardiovascular) tienen un mayor riesgo de progresión de la enfermedad e incluso de resultados fatales. 

Se ha demostrado que la infección por el coronavirus tiene un impacto diferencial en mujeres y hombres. Los datos desglosados ​​por sexo mostraron tasas de mortalidad más altas en hombres que en mujeres. En particular, los hombres tienen tres veces más probabilidades de mortalidad que las mujeres, lo que indica una firme desigualdad de género en las secuelas asociadas al SARS-CoV-2. Se ha considerado que varios factores sociales, las diferencias genéticas, inmunológicas y hormonales, así como los hábitos de estilo de vida (es decir, el consumo de tabaco y alcohol) desempeñan un papel en esta disparidad de género.  Entre las hormonas sexuales, se ha planteado el papel potencial de la testosterona (T) en la definición de diferencias relacionadas con el sexo en términos de resultados clínicos de infección por SARS-CoV-2.  Obviamente, debido al mayor nivel de T en hombres que en mujeres, la teoría predominante es que la testosterona podría ser un promotor de la infección y progresión del SARS-CoV-2.  Esta teoría se deriva del efecto regulador positivo del receptor de andrógenos y la testosterona en la transcripción de una proteasa transmembrana, la serina 2 (TMPRSS2), un factor crítico que permite la infección celular por coronavirus, incluido el SARS-CoV-2. Por el contrario, otros han planteado la hipótesis de que los niveles bajos de T podrían ser teóricamente perjudiciales, aumentando el riesgo de enfermedad grave entre los pacientes con infección por SARS-CoV-2, como para otras comorbilidades. 

Los niveles de T disminuyen de acuerdo con el envejecimiento (hipogonadismo) y en presencia de comorbilidades como obesidad, diabetes mellitus y enfermedades cardiovasculares, que se ha encontrado que son altamente prevalentes en pacientes con SARS-CoV-2.  Debido a la alta prevalencia global de hipogonadismo (estimado en 15% -20% entre hombres de mediana edad / ancianos), la relación entre el hipogonadismo y los resultados de la infección por SARS-CoV-2 merece una investigación exhaustiva. Más importante aún, la prevalencia de hipogonadismo en pacientes varones ancianos ingresados ​​en el hospital por enfermedad aguda aumenta hasta el 53%. 

El estudio buscó estudiar la asociación entre los niveles de T y los resultados clínicos de la infección por SARS-CoV-2, así como los predictores pronósticos bioquímicos de Infección severa y fatal por SARS-CoV-2 en un grupo de pacientes ingresados ​​en la unidad de cuidados intensivos respiratorios (UCI) de un solo hospital en Mantua, uno de los epicentros de la pandemia mundial de SARS-CoV-2 en Italia. Este estudio investiga los hallazgos de 31 pacientes con infección por SARS-CoV-2 y realiza el seguimiento de 25 de ellos hasta el alta o la muerte. 

DISCUSIÓN

Este estudio demuestra por primera vez que los niveles más bajos de Testosterona total y libre (evaluados el primer día después del ingreso en la UCI) son predictores novedosos de mal pronóstico en los hombres con SARS-CoV-2 ingresados ​​en la UCI por neumonía. Cabe destacar que se encuentra una relación longitudinal entre los niveles más bajos de testosterona total y libre y un mayor riesgo de deterioro clínico, lo que lleva a estos pacientes a la UCI o la muerte. 

Por debajo de niveles de testosterona total de 5 nmol / L o testosterona libre de 100 pmol / L, se observó un fuerte aumento en la mortalidad o el riesgo de traslado a la UCI, con un riesgo promedio estimado de resultados adversos de 20 a 30 veces o de 10 a 15 veces mayor en comparación con niveles de la hormona por encima de los umbrales, respectivamente. Por el contrario, se observó una mejora gradual de los resultados clínicos con niveles crecientes de la testosterona total o libre.

También se demostró que los bajos niveles basales de testosterona total y libre están relacionados con una enfermedad pulmonar más grave al ingreso en la UCI. Cabe subrayar que estos datos destacan un nuevo mecanismo potencial de fragilidad y mortalidad al identificar la testosterona baja como factor de riesgo para la insuficiencia respiratoria grave y la tormenta inflamatoria en las infecciones por SARS-CoV-2. Estas observaciones están respaldadas por varias pruebas epidemiológicas que demuestran que el hipogonadismo masculino representa un factor de riesgo para una mayor morbilidad y mortalidad.  En particular, se ha demostrado que el llamado hipogonadismo funcional está asociado con afecciones como la obesidad y la inflamación en los hombres.  Por lo tanto, también se podría especular que la obesidad y la baja T podrían incluso fomentar la tormenta de citoquinas que agrava aún más la condición clínica.

En las últimas décadas ha quedado claro que la testosterona está involucrada en una multitud de procesos biológicos en los hombres, además de la reproducción y la sexualidad. En particular, un aspecto novedoso de la fisiología de esta hormona es su papel antiinflamatorio.  Varias pruebas preclínicas y clínicas han demostrado que las citocinas proinflamatorias son potenciadas con la baja T y que el tratamiento con la testosterona disminuyó sus niveles.  Existe evidencia de un efecto inmunomodulador y protector de la T al regular la diferenciación de los linfocitos T. 

CONCLUSIONES

Este estudio demostró que, además de un patrón claro de anormalidades de biomarcadores inflamatorios, hematológicos, bioquímicos e inmunes, los niveles más bajos de Testosterona total y libre permiten una discriminación significativa entre pacientes con SARS-CoV-2 con o sin malos resultados clínicos. Por lo tanto, la evaluación de los niveles de esta hormona puede ayudar potencialmente en términos de modelos de estratificación de riesgo para predecir la infección grave e incluso mortal por SARS-CoV-2. 

Éste es el primer estudio que desentraña el papel pronóstico de los niveles de Testosterona hacia la gravedad o la mortalidad asociadas con la neumonía por SARS-CoV-2. Si la terapia con testosterona podría ser teóricamente beneficiosa, puede valer la pena realizar más estudios sobre mitigar el fuerte aumento en el deterioro clínico entre los hombres con SARS-CoV-2 severamente hipogonadal.

Dr. François Peinado Ibarra 
Cirujano-Urólogo & Andrólogo
www.doctorpeinado.com

Photo by Elena Mozhvilo on Unsplash

Siguiente entradaLeer más artículos