La carrera para sustituir la viagra – 2ª parte

Los pacientes con cardiopatías pueden tomar los fármacos para la disfunción eréctil a excepción de los pacientes que estén en tratamiento con fármacos o parches cardíacos cuya acción es disminuir la presión arterial.

En términos generales, si un paciente puede subir más de 2 pisos andando, son fármacos seguros. En casos dudosos, una visita al cardiólogo asegurará el tratamiento.

También hay en otros formatos de medicación para el tratamiento de la disfunción eréctil, como las grageas bucodispensables que se absorben en la boca. Acaba de aparecer un spray oral de sildenafilo (Viagra) que permite ajustar las dosis de administración de forma más eficaz. La dosis de 25 mg que corresponde a la dosis mínima del sildenafilo corresponde a 2 pulsaciones mientras que la dosis máxima del sildenafilo, 100 mg, son 8 pulsaciones en la boca. De esta forma, el paciente puede regular a demanda la dosis que considera que precisa. El fármaco se llama Bandol.

Una desventaja del tratamiento con fármacos y que comentan muchos pacientes es que con el tiempo van perdiendo eficacia en muchos pacientes, por lo que necesitan más dosis y cambiar de productos.

En los pacientes operados de cáncer de próstata (en los que suelen lesionar los nervios erectores) o en los pacientes diabéticos de larga evolución, muchas veces, estos fármacos no dan los resultados deseados por lo que se tiene que evaluar el siguiente escalón de tratamiento.

A lo largo de estos años, muchos pacientes no tomaban estos fármacos condicionados por el precio de la “pastilla azul”, pero toda esta situación ha cambiado radicalmente con la aparición de los genéricos. En Inglaterra, ya se distribuyen sin necesidad de receta médica.

La queja más frecuente de los pacientes que siguen el tratamiento es la falta de espontaneidad para tener relaciones sexuales. Desean fármacos con menos efectos secundarios que les permita tener relaciones sexuales sin condicionar la toma de la pastilla a la relación.

El primer escalón del tratamiento de la disfunción eréctil son las pastillas y, si no funcionan, se pasa al segundo: las inyecciones dentro de los cuerpos cavernosos de una sustancia llamada Prostaglandina, o una crema que se introduce por vía uretral. Se produce una erección sin necesidad de estímulo sexual. En la mayoría de los casos, las inyecciones no gustan por la incomodidad de pincharse y las cremas no suelen ofrecer los resultados esperados.

El último escalón del tratamiento es la colocación de una prótesis de pene que permite tener todas las relaciones sexuales que se deseen. El índice de satisfacción por parte de los pacientes es muy elevado.

En estos momentos, hay un gran interés en investigar en nuevos fármacos para la disfunción eréctil. El último fármaco que se está desarrollando es un gel que podría provocar la erección en 5-10 minutos. Está siendo desarrollado por una compañía llamada Futura Medical. Todavía habrá que esperar al menos 3-5 años para ver los resultados de los estudios.

Dr. François Peinado Ibarra 
Cirujano-Urólogo & Andrólogo
www.doctorpeinado.com

Cerrar menú