¿Cómo funciona el bótox para la eyaculación precoz?

Crédito de la foto:  Canva

La eyaculación precoz o prematura es una de las formas más comunes de disfunción sexual que afecta a los hombres, mientras que su subtipo de eyaculación precoz (EP) de por vida es relativamente raro (con una prevalencia estimada del 2 al 5%).



La definiciones para la EP de por vida más aceptada es la de la Sociedad Internacional de Medicina Sexual (ISSM) que la considera como “la eyaculación que siempre o casi siempre ocurre antes o dentro del minuto posterior a la penetración vaginal desde las primeras experiencias sexuales, más consecuencias personales negativas”, como “angustia, molestia, frustración y/o evitación de la intimidad sexual”.



La EP de por vida afecta negativamente la calidad de vida del paciente y su pareja. Por lo que la evaluación adecuada de este problema de forma objetiva y validada siempre ha sido un desafío.



La teoría del uso de la toxina botulínica A para el tratamiento de la eyaculación precoz (EP) tuvo su inicio en 2010. “Se pensaba que la inyección de toxina botulínica A en el músculo bulboesponjoso inhibiría las contracciones rítmicas y podría prolongar la latencia de la eyaculación. En teoría, la fase de expulsión de la eyaculación únicamente se ve afectada por la inyección de toxina botulínica A en el músculo bulboesponjoso, mientras que la fase de emisión no debería verse afectada”, constata Khaled Almekaty, autor principal del estudio ‘Efecto de la inyección en el músculo bulboesponjoso de toxina botulínica A para el tratamiento de la eyaculación precoz de por vida; un ensayo controlado aleatorio’, publicado junto a Ahmed Ghaith, Maged Ragab, Ayman Rashed, Ayman Hagras, Ayman Ghoneem, Amr Abdel Raheem y Mohamed H. Zahran en la revista ‘Your Sexual Medicine Journal’.



Los investigadores han acometido el que -hasta donde saben- es el segundo estudio en la literatura que investiga el efecto de la inyección de toxina botulínica A en SB para el tratamiento de la EP de por vida.



En el estudio se inscribieron un total de 60 pacientes con eyaculación precoz de por vida: 30 fueron asignados al azar de forma independiente en cada grupo (tratamiento/placebo). Sin embargo, 57 completaron el protocolo de seguimiento y los otros 3 se perdieron en el seguimiento.



Concretamente, al grupo se le inyectaron 100 U de toxina botulínica A a 10 U/ml de solución salina con guía ecográfica en el músculo bulboesponjoso y al grupo II se le inyectó un volumen similar de solución salina. 



Los investigadores compararon primero ambos grupos en cuanto a cambios en el perfil de eyaculación precoz , el tiempo de latencia de la eyaculación intravaginal y la satisfacción de la pareja al mes, 3 y 6 meses después de la intervención. 



En segundo lugar, compararon los eventos adversos en ambos grupos. 



  • En el grupo I, la media del perfil de eyaculación precoz aumentó significativamente al mes y a los 3 meses, con un aumento insignificante a los 6 meses de seguimiento. Además, no se observaron cambios significativos en el  tiempo de latencia de la eyaculación intravaginal o en las puntuaciones de satisfacción de la pareja durante la duración del estudio. 
  • En el grupo II, no se observaron cambios significativos en las puntuaciones de perfil de eyaculación precoz, tiempo de latencia de la eyaculación intravaginal y satisfacción de la pareja durante la duración del estudio . 



Hubo diferencias insignificantes en comparación con los valores iniciales a 1, 3 y 6 meses, entre ambos grupos. 

Se observaron eventos adversos en sólo 3 pacientes (5,3%). 



  • En el grupo I, se informó disfunción eréctil leve y goteo post-miccional en un paciente cada uno. 



  • Mientras que en el grupo II, un paciente informó sangrado por uretra.


“En conclusión, la inyección de toxina botulínica A en el bulbo esponjoso parece ser segura, pero no logró demostrar eficacia clínica para el tratamiento de la eyaculación precoz de por vida en comparación con el placebo. Sin embargo, es posible que se necesiten más estudios con un tamaño de muestra más grande para validar esta conclusión y encontrar otras líneas novedosas de tratamiento”, concluyen los expertos

Dr. François Peinado Ibarra
Cirujano-Urólogo & Andrólogo

Hospital Quirón Ruber 39. Grupo QuironSalud. Madrid
Olympia Medical Center-Torre Caleido. Madrid
Centro de excelencia en la cirugía reconstructiva y plástica del pene

www.doctorpeinado.com
doctorpeinado@gmail.com