Optimismo y longevidad

En Medscape, aparece una revisión de un artículo publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences donde investigadores de Boston examinaron si los niveles más altos de optimismo están vinculados a una vida más larga.

Para responder a esta pregunta, utilizaron dos estudios: el Registro de salud de las enfermeras (alrededor de 10 años de seguimiento con más de 70.000 mujeres) y el Estudio de envejecimiento de veteranos (aproximadamente 30 años de seguimiento con 1.400 hombres). Al inicio del estudio, se les preguntó a los participantes si estaban de acuerdo con afirmaciones como «En tiempos de incertidumbre, generalmente espero lo mejor» o «En general, espero que me sucedan más cosas buenas que malas». Esto generó una puntuación de optimismo. Los resultados dieron que las puntuaciones más altas estaban fuertemente vinculadas a una supervivencia más larga.

De hecho, las mujeres que se encontraban en el 25% superior de las puntuaciones de optimismo vivieron un 15% más que las de las puntuaciones más bajas. Los hombres situados en el 20% superior del optimismo vivieron un 11% más que los hombres en el 20% más bajo. Estos análisis tuvieron en cuenta la demografía, las condiciones de salud y la presencia de depresión de los participantes.

Este aumento en la esperanza de vida es casi equivalente a la disminución en la esperanza de vida asociada con tener diabetes o enfermedad cardíaca.

El optimismo también se asoció con una «longevidad excepcional«, definida como vivir más de 85 años. Las mujeres en el cuartil superior del optimismo tenían aproximadamente un 50% más de probabilidades de alcanzar ese hito en comparación a las mujeres menos optimistas. Los hombres en el quintil superior tenían un 70% más de probabilidades de alcanzar los 85 años.

Estas relaciones se atenuaron bastante cuando los autores ajustaron los comportamientos de salud como fumar y comer una dieta de alta calidad, pero debemos ser un poco cuidadosos aquí. Es posible que las personas más optimistas sean menos propensas a fumar precisamente porque son optimistas; las personas optimistas se esfuerzan, mientras que los pesimistas se desvinculan. Si ese es el mecanismo, ajustarse para algo como ir al gimnasio enmascararía el verdadero beneficio del optimismo. Los optimistas creen que ir al gimnasio funcionará para ellos, por lo que van al gimnasio.

Por supuesto, nada en medicina realmente importa si no se puede cambiar. Resulta que alrededor del 25% del optimismo es heredable, según estudios previos.

Pero hay múltiples estudios que muestran que en realidad se pueden cambiar los niveles de optimismo inherentes de las personas. Los estudios han utilizado el diario, la meditación e incluso la terapia cognitivo-conductual para lograr este objetivo.

Como médicos, es posible que necesitemos alentar a nuestros pacientes con las palabras: «Siempre mire el lado positivo de la vida«.

Dr. François Peinado Ibarra 
Cirujano-Urólogo & Andrólogo
www.doctorpeinado.com

Cerrar menú