¡No entiendo a mi médico!.

El 70% hombres españoles no entiende a su médico cuando le habla de salud.

La frecuencia de las relaciones sexuales» o «la disfunción eréctil» son los principales temas por los que suele preguntar el facultativo.

El 67% de los hombres españoles considera que los médicos no utilizan términos comprensibles a la hora de hablar sobre los problemas de salud sexual que les afectan, según se desprende del Informe “La salud sexual y el médico”, elaborado con el objetivo de conocer cómo es la relación médico-paciente cuando tratan temas de salud sexual masculina en la consulta. Para ello, se entrevistó a 1514 hombres, de 35-75 años y residentes en España. Este estudio, promovido por Lilly, cuenta con el aval de la Asociación Española de Salud Sexual (AESS) y por la Asociación Española de Andrología, Medicina Sexual y reproductiva (ASESA).

El 70% de los hombres españoles encuestados y que “afirman no entender la terminología utilizada” creen, sin embargo, que el médico sí está acostumbrado a que los pacientes le expongan sus problemas sexuales en su consulta.

Un tema que además surge es quién plantea esta conversación: ¿el médico o el paciente?  Y es que 8 de cada 10 hombres afirman que el médico no les ha preguntado nunca sobre la calidad de su vida sexual en general. Y cuando lo ha hecho -sólo a un 6% de los encuestados- ha mostrado interés por dos cuestiones: “la frecuencia de las relaciones” y “los problemas de erección”.

En cuanto a si les ha preguntado directamente y en concreto sobre la disfunción eréctil –que sufren el 40% de los hombres mayores de 40 años en España-, igualmente 8 de cada 10 declaran que el médico tampoco se ha interesado por este tema. Únicamente en los varones de más edad, entre 55 y 75 años, la pregunta ha surgido con alguna frecuencia –en un 13% de las ocasiones.

Los varones españoles no creen tener problema, sin embargo, en abordar el tema de sus problemas sexuales en la consulta. Es lo que dice el 80% de los encuestados, quienes declaran que, si necesitaran hablarlo, lo harían “por iniciativa propia y de manera directa”. Y, además, “sin vergüenza”.

“En los últimos años hemos visto cómo cambia esta tendencia. Hace unos años, la mayoría de los hombres eran reacios a hablar de sus problemas sexuales con los profesionales sanitarios”, asegura Teresa Millán, directora de Asuntos Corporativos de Lilly. “Nos gustaría creer que estamos contribuyendo a vencer este tabú a través de las campañas de concienciación continuadas que realizamos desde Lilly junto con AESS y ASESA.”

Los expertos en urología y sexología afirman al respecto que los hombres afrontan sus problemas sexuales con una fuerte influencia cultural y emocional que les genera enormes temores, con los que llegan a la consulta del médico. “El paciente en la consulta muestra ansiedad ya que no sabe si le va a entender, teme preguntar tonterías… De hecho, hasta llegar a la consulta, los varones han evitado la situación durante mucho tiempo, con un retraso en ocasiones de hasta 2 años”, explica el Dr. Rafael Prieto, vicepresidente de ASESA.

Por tanto, cuando el paciente acude al médico ya ha dado un gran paso: querer contarlo, momento en el que la comunicación entra en juego, como un factor fundamental tanto para el paciente como para el profesional sanitario. “Una buena comunicación permite al médico y al paciente alcanzar una mayor satisfacción. Al médico le permite identificar los problemas de sus pacientes con mayor precisión. Y el paciente siente que ha tenido la oportunidad de contar su historia y de discutir en profundidad sus preocupaciones”, afirma el Dr. Ignacio Moncada, presidente de AESS.

La comunicación es imprescindible para detectar los problemas de salud sexual que sufre el hombre, entre los que se encuentran los problemas de erección como los más frecuentes. En España, se estima que existen más de 2,5 millones de hombres con disfunción eréctil, aunque no se diagnostican en muchos casos por diversos motivos. Este hecho puede provocar depresión y pérdida de autoestima, con un profundo efecto negativo en la relación de pareja.

De hecho, el 35% de los entrevistados “no se muestra partidario o no sabe si acudiría” con su pareja a una primera consulta para tratar temas de salud sexual.

Cómo debe ser la comunicación médico-paciente.

Para que exista una buena comunicación, el médico debe utilizar un lenguaje inteligible, asegurarse de que el paciente le está entendiendo, y darle la oportunidad y confianza de preguntar todas las dudas que le surjan. “Además, el médico tiene que hacer un esfuerzo por comprender tanto la comunicación verbal como la no verbal de su paciente, ya que le dará mucha información relevante, especialmente cuando se tiene temor a preguntar para no mostrarse ignorante”, explica el Dr. Prieto.

El paciente también debe ser sincero, y no omitir o maquillar los síntomas. Ello provoca una transmisión incompleta y, a veces, incorrecta de información por parte del paciente al médico, que en consecuencia no le podrá ayudar correctamente.

“Los altos niveles de adherencia están asociados con aquellos modelos de comunicación que tienen en cuenta las actitudes, preferencias, incluso creencias de los pacientes, permitiendo un proceso de acuerdo entre ambas partes”, afirma el Dr. Moncada.

El-70%-hombres-españoles-no-entiende-a-su-médico Salud de Varon

Consejos para la visita al médico.

En este contexto, donde las habilidades de comunicación interpersonal juegan un papel fundamental en la visita al médico, AESS y ASESA junto con Lilly dan diez consejos para los pacientes que acudan en busca de solución para sus problemas de salud sexual, como los de disfunción eréctil. A saber:

Consejo 1: Confía en tu médico. No le va a sorprender tu problema de salud sexual, no eres la única persona con problemas de erección que llega a su consulta. Al contrario, te escuchará muy atentamente.

Consejo 2: Utiliza un lenguaje sencillo y claro. Es mejor que emplees palabras con las que te sientas cómodo.

Consejo 3: No omitas información o mientas. La vergüenza y la timidez llevan a maquillar los síntomas y la gravedad de los mismos, lo que es contraproducente en la búsqueda de una solución.

Consejo 4: Empieza hablando de tu estado de salud en general, relacionándolo con otros síntomas como el cansancio o el estrés, si ves que no te ves capaz de abordar el tema directamente.

Consejo 5: Pregunta si no comprendes lo que te dice el médico, tanto sobre lo que te pasa, como de los tratamientos y recomendaciones. Si no preguntas, el médico pensará que entiendes todo.

Consejo 6: Anota las dudas antes de volver al médico, para poder hablar sobre ellas en la consulta y que no se te olviden temas que te preocupan.

Consejo 7: Apunta la información que te da el médico, te puede ayudar a recordar las instrucciones de una manera correcta.

Consejo 8: Participa en la toma de decisiones junto con el médico, ya que mejorará tu autocuidado y tu adherencia al tratamiento.

Consejo 9: Apóyate en tu pareja. Ella te entiende y estará durante todo el proceso en busca de una solución a tu disfunción eréctil.

Consejo 10: Responsabilízate de tu bienestar. Los problemas de salud sexual tienen solución si acudes al médico.

Estos consejos se podrán encontrar también en el canal Youtube Lilly Men’s Health, otra iniciativa emprendida por AESS, ASESA y Lilly dentro de su abordaje integral de la sexualidad masculina. Los vídeos se han alojado en Internet  -bajo el nombre de “Salud sexual: cómo hablar con tu médico sobre problemas sexuales”- ya que es uno de los medios más consultados a la hora de buscar información debido al anonimato que proporciona a los pacientes. De ahí que estos consejos se hayan desarrollado en formato digital para ser consultado y reproducido desde cualquier lugar con absoluta privacidad por los pacientes.[/vc_column_text][vc_empty_space][vc_column_text]

Información técnica del estudio.

Este estudio ha sido realizado por Elogia Research en base a un universo de hombres residentes en España con edades comprendidas entre los 35 y los 75 años, dentro del ámbito geográfico de España. Se analizó una muestra total de 1.514 casos en un trabajo de campo que se prolongó desde el 6 al 19 de junio de 2012.  El error muestral con un error máximo de muestreo para los datos globales es de +-2,5%, con un nivel de confianza del 95,5% y p=q=0.5.  La técnica empleada es la entrevista autoadministrada por ordenador online (C.A.W.I.). Todos los cuestionarios recibidos han sido analizados para detectar posibles respuestas dudosas.

Cerrar menú