Internet y Medicina

Internet-y-Medicina

Internet y Medicina.

Internet se ha convertido en la principal fuente de información médica para los pacientes. Muchas páginas webs ofrecen ayudas para tratar la diabetes, para dejar de fumar e, incluso, para la depresión.

Los usuarios pueden, además, visitar foros de ayuda o acceder a vídeos explicativos para comprender su enfermedad, así como contactar por e-mail con médicos.  Las comunidades de pacientes que comparten problemas y enfermedades comunes han eclosionado, permitiendo una conectividad como nunca se había visto antes.

Por lo tanto, la gran cantidad de información médica en la red hace necesaria la presencia de unos criterios generales que todo usuario debería conocer.

Algunas de las principales pautas para saber si la información médica es de calidad en Internet son: conocer la autoría de la información ofrecida por médicos u organizaciones; identificar a los responsables de la web; saber si la información está basada en evidencias (o solo es la opinión de un profesional);  establecer una diferenciación de contenidos dirigidos a pacientes o médicos; información sobre la fecha de actualización de la información ofrecida (importante dados los continuos cambios que experimenta la medicina).

Todas las recomendaciones o consejos de salud deberán ir firmados por el nombre de una persona y, si es médico, especificarlo. Toda la información promocionada o de orden publicitario debe diferenciarse de la información estrictamente médica.

Si es un sitio dirigido solo a médicos deberá constar una referencia que este sitio es sólo para este colectivo. Todos los links o enlaces que remita la página deberán ser rigurosos, de salud y de fiabilidad comprobada.

Por último, toda la información ofrecida en la web nunca será sustituta de la información proporcionada directamente por el médico. El sentido común debería ser el mismo que en la vida real puesto que la confianza y credibilidad son el eje de la relación médico-paciente.

Cerrar menú